Unidad 35. Mallas 3D (I)

La gran desventaja de los modelos alámbricos, entre varias otras, es que son sólo eso: estructuras de los modelos que describen. No es posible aplicarles ningún tipo de sombreado o de asociación de materiales para crear con ellos imágenes fotorrealísticas, como las que veremos más adelante. Además, si los modelos crecieran en complejidad, su elaboración sería casi imposible con las herramientas de dibujo y edición vistas hasta ahora. Por eso Autocad incluye también las mallas 3D y los modelos sólidos. Los modelos de malla ya no se limitan pues a las aristas de un modelo, sino que crean, precisamente, las superficies que en la realidad tienen las cosas.

35.1 Cara 3D

  El tipo más simple de malla es “Cara 3D”, que requiere de tres o cuatro puntos para formarse, aunque se recomienda que éstos puntos sean coplanares, es decir, que compartan el mismo plano. Este tipo de superficies pueden servir para modelos alámbricos simples como los que hemos visto en el capítulo anterior. La diferencia es evidente cuando usamos el menú “Ver-Ocultar”, con el que las superficies ocultan las líneas que se encuentren detrás.

Imagen

Imagen

Imagen

La limitante de usar el comando 3dcara se presenta cuando las superficies de los modelos no son planas. Y si bien pueden descomponerse siempre en facetas planas (y mientras más facetas añadamos, más darían la apariencia de una superficie irregular o curva), su elaboración sería muy compleja, como de hecho lo es el comando 3dmalla, que veremos a continuación.

Pág. 35.1

Atrás  Inicio  Adelante