Unidad 1. Introducción (X)


1.9. ¿Qué se puede hacer en Internet? Otros

bola Juegos en red.

Hay infinidad de juegos en los que se puede participar con otros jugadores en tiempo real, es decir, Online. Las formas y soportes mediante los que se puede utilizar internet para jugar son diversas. Tanto juegos gratuitos o de pago, como a través de ordenador, consola o móvil.

A parte del clásico formato físico existen plataformas de distribución digital, a través de las cuales se pueden adquirir juegos. Un ejemplo es Steam.

Cada vez hay más juegos que soportan la modalidad de juego entre varios jugadores conectados por Internet. Las consolas de videojuegos pueden conectarse a Internet para crear partidas en las que varios jugadores puedan compartir la experiencia de juego al mismo tiempo. Esto mismo ocurre con los móviles de última generación.

El ajedrez es uno de los juegos clásicos que se presta al juego en red. En Chess.net puedes comenzar. Aunque ahora ya existen muchísimos otros tipos que se han ido creando debido a la alta demanda de pequeños pasatiempos para pasar las horas muertas. A continuación tienes algunas direcciones que te pueden ser útiles para jugar en Internet: Minijuejos, Yahoo Juegos, ...

 

bola Comprar productos y servicios.

Cada vez hay más tiendas en la red. La oferta de productos crece rápidamente y resulta muy cómodo comprar desde casa. El principal freno a la hora de comprar de esta forma es la forma de pago. El miedo a compartir datos bancarios con empresas que desconocemos. Después de varios años de compras sin problemas la confianza está asentándose en la web. Si todavía no estás seguro, te recomendamos que, hasta que tengas cierta experiencia en internet, empieces a comprar en tiendas que te recomienden tus buenos amigos. También puedes empezar en tiendas físicas que tengan su correspondiente tienda online, por ejemplo, ElCorteIngles, Fnac.

Poco a poco irás aprendiendo a discernir cuál es una tienda de confianza y cuál no por su aspecto y la información que ofrece. Antes de comprar, debes asegurarte de que tienes claras las condiciones de compra y devolución, así como la identificación fiscal de la tienda a través de su dirección o CIF identificativo. Asegúrate también de que disponen de un teléfono o correo de contacto para incidencias. Incluso puedes llamar para ver qué sensación te producen o realizar consultas sobre algún determinado producto.

Con el tiempo incluso es posible que llegues a utilizar grandes portales de venta entre particulares como eBay, en los que la referencia de fiabilidad será la valoración que otros usuarios han dado a la experiencia de compra con el vendedor en cuestión.

En cualquier caso, nunca está de más cubrirse las espaldas y ofrecer cuanta menos información personal posible, mejor. Por lo tanto te recomendamos que compres contrareembolso (es decir, pagar una vez te llegue el paquete) o a través de servicios como PayPal que te puede dar ciertas garantías.

PayPal exige al vendedor que se identifique e indique sus datos bancarios. A cambio, ellos te permiten comprar simplemente indicando tu correo electrónico. De esta forma si compras en una tienda utilizando PayPal, la tienda sólo conocerá tu correo, no tu nombre ni tu número de cuenta.

Si vas a pagar con tarjeta, deberás fijarte en que la página esté utilizando un servidor seguro (SSL) en el momento de realizar el pago. Se reconoce porque su dirección está precedida por https:// en vez de http://. Este tipo de sitios aseguran la fiabilidad del vendedor así como la seguridad de que ningún hacker obtendrá los datos que estás facilitando.

A pesar de las facilidades para comprar en internet hay determinados productos y servicios que los usuarios tienden a comprar online y otros que tienden a comprar en las tiendas convencionales. Por ejemplo, un libro, un televisor o un disco será el mismo en una tienda del barrio que en una web. En cambio un vestido suele ser preferible probárselo antes de quedárselo, así como también es más prudente poder ver la fecha de caducidad de un alimento antes de comprarlo.

El sector turístico ha sido el de mayor éxito en la red, donde la gente puede diseñar su viaje a medida y realizar las reservas de viajes, hoteles y actividades de ocio gracias a páginas especializadas como Atrápalo o eDreams, buscadores de hoteles como Booking.com e incluso la versión virtual de las agencias de viajes convencionales. En este sector han proliferado las empresas que sólo trabajan a través de su web y que no disponen de oficinas.

También se está extendiendo la compra-venta de acciones por Internet, ya que las operaciones son más rápidas y más baratas. El mundo de la banca se ha puesto las pilas y casi cualquier banco permite la gestión de tus cuentas y la contratación de servicios desde Internet.

Pero si Internet da pie a algo es a la especialización. Y es que en la red han encontrado refugio todas aquellas tiendas que de encontrarse localizadas en un lugar físico probablemente no obtendrían suficientes clientes. Así, puedes encontrar tiendas dedicadas a maquetas, vinilos, monedas, artesanías, productos de importación, artículos exóticos, aerografía... Cualquier tipo de coleccionismo o productos de otros países que de otro modo te resultarían difíciles de encontrar.

Otros sectores, como la alimentación, siguen teniendo su peso fundamental en las tiendas físicas y utilizan su servicio online como un complemento, un valor añadido. Esto viene muy bien para personas con problemas de movilidad, de ubicación o de horarios, que pueden solicitar su compra desde la web de su hipermercado favorito (Mercadona, El Corte Ingles, Carrefour, ...) y recibirla directamente en casa dentro del horario indicado.

 

bola Recibir formación.

La formación a través de la red es una de las actividades con más futuro ya que se unen las ventajas la enseñanza asistida por ordenador con las de la enseñanza a distancia. Además, la falta de comunicación con el profesor y los demás alumnos que se achacaba a este tipo de formación se ve disminuida gracias a las posibilidades de los chat, videoconferencia, telefonía IP, etc.

Hay aspectos de la educación que incluso son más eficaces a través de la teleformación que de la formación tradicional. Desde Internet se tiene acceso a gran cantidad de información, como bases de datos, publicaciones, etc. que desde otro lugar resultaría más difícil. Se dispone de un horario más amplio para poder estudiar, los contenidos se pueden personalizar más efectivamente, etc.

Hay multitud de directorios con cursos gratis, en la sección de Selección de cursos de aulaClic tienes algunos de los mejores. Si quieres buscar cursos no gratuitos, tanto a través de la red como presenciales puedes hacerlo en eMagister.

 

 

bola Buscar trabajo.

Internet también facilita la búsqueda de empleo activa. Habitualmente los demandantes de empleo se registran en portales como Infojobs o Monster donde incorporan su currículum y se inscriben a las ofertas que les interesan. Estos portales de empleo facilitan la tarea a la hora de buscar y filtrar ofertas de trabajo, e incluso permiten generar alertas, de modo que nos lleguen periódicamente correos informativos con las últimas ofertas de empleo de nuestro sector o localidad.

Por otro lado también permiten que las empresas encuentren más fácilmente al candidato idóneo. El hecho de que todos los candidatos rellenen una misma plantilla de currículum les facilita el trabajo.

Existen otros canales de búsqueda de empleo, como la página web de la administración SEPE, las páginas especializadas en búsqueda de trabajo en el extranjero como GoAbroad o EUROPASS, o los anuncios clasificados en portales genéricos como Mil anuncios o Loquo. Cualquier método es válido.

europass

Si estás interesado en trabajar en una empresa en concreto es muy probable que en su portal encuentres su correo de contacto o incluso un apartado específico de Trabaja con nosotros que te invitará a enviarles el currículum. Y si lo que quieres es buscar empleo en un país determinado, nada como visitar portales de empleo o directorios de empresas de dicho país.

 

bola Siempre conectado.

La nueva telefonía móvil basada en dispositivos más potentes y la posibilidad de acceder a internet desde cualquier lugar está permitiendo que cada vez más internet sea un elemento de fondo en nuestras vidas.

Ahora existen facilidades que antes ni tan siquiera nos planteábamos. Desde el móvil o cualquier pequeño dispositivo portátil podemos consultar en un momento el restaurante más cercano, el horario de trenes, la cartelera de los cines o simplemente un dato que ha generado debate en una discusión. Es decir, que poco a poco nos acostumbramos a la inmediatez y no nos conformamos con menos.

El concepto de utilizar internet sentado al ordenador está cada vez más desfasado, porque cada vez más lo utilizamos allí donde estamos. En clase, en un parque o un concierto. Es posible hacer una foto y compartirla en tiempo real con tus amigos a través de las redes sociales, por ejemplo. O plantear preguntas en una conferencia sin necesidad de solicitar la palabra y hablar al micrófono, porque los propios conferenciantes ofrecen un canal a través de internet para que su público más tímido pueda preguntar anónimamente.

Los nuevos teléfonos móviles o celulares contienen además otras herramientas que, combinadas con internet, los hacen aún más eficaces. Ya es posible utilizar el móvil como GPS e instalar aplicaciones específicas que te permitan un control mayor de tus itinerarios. La cámara de fotos integrada combinada con el GPS puede guardar información sobre el lugar exacto donde se hizo la foto y, automáticamente, situarla en un mapa personal que es posible compartir con otras personas. Casi cualquier cosa que imagines es posible.

 

bola Desde la nube a distintos dispositivos.

Cada vez está más presente el concepto de que, al comprar música, libros, juegos o películas, no compramos un soporte en sí, ni tenemos por qué utilizarlo en un dispositivo en concreto. Lo que adquirimos es el derecho a utilizarlo y disfrutarlo.

La información se distribuye en la red, y también se almacena en ella, en la nube. Tendemos cada vez más a comprar servicios y productos que están a nuestro alcance a través de la red. Ya no importa si tus apuntes se mojan o si tu libro se quema. No pasa nada si un amigo nunca te devuelve el CD de tu grupo de música favorito.

Con la llegada de los eBook y demás dispositivos portátiles especializados en la lectura de libros en su formato digital, cada vez es más frecuente que las personas adquieran libros electrónicos. Así, pueden acceder a ellos desde cualquier dispositivo que se conecte a internet. No es en vano que Amazon, la mayor tienda online de libros, haya declarado que vende más libros electrónicos que de papel.

La música se adquiere directamente en la red y se escucha independientemente desde la oficina, desde casa, en el móvil o el portátil. A través de iTunes de Apple, de Spotify o de Google Music. Cada vez importa menos el soporte.

También se juega a juegos que no han sido comprados con un soporte tradicional. Al comprar desde tu cuenta en Steam adquieres los derechos para jugar a un determinado juego.

La red es cada vez más un almacén de nuestra vida, experiencia e incluso posesiones. Subimos nuestras fotos a álbums de fotos online para poder compartirlos con otras personas. Creamos un perfil en redes sociales profesionales con las que unimos a nuestros contactos, proveedores y clientes.

Antes si debías formatear el ordenador, te lamentabas. Habías perdido todo tu trabajo. Hoy en día cada vez más gente utiliza discos duros virtuales en la red como Skydrive, o programas en la nube como Google Drive. Cada vez somos menos dependientes de un soporte físico, lo que propicia que actualicemos nuestros gadgets con mayor frecuencia y no nos lo pensemos tanto a la hora de renovar el ordenador o cualquier otro dispositivo. Pero, eso sí, cada vez somos más dependientes de Internet. Hasta el punto de que existen dispositivos electrónicos como los Chromebook que no sirven para nada sin conexión.

 


Septiembre-2014
Pág. 1.10
Atrás Inicio Adelante






Página inicial  Cursos Informática Gratuitos

Síguenos en:   Facebook ,    G+            Sobre aulaClic            Política de Cookies


© aulaClic S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.