Unidad 6. Enfoque y profundidad de campo (II)

6.2. Enfoque automático

En este vídeo te enseñamos a utilizar el enfoque automático Videotutorial

El enfoque automático es un sistema basado en el análisis de imagen que consigue determinar en qué momento la imagen está enfocada. Un poco más adelante veremos los dos sistemas existentes, pero ambos analizan las zonas con contraste y los bordes por lo que no funcionan muy bien con superficies planas y sin textura.

En la mayoría de las cámaras, al pulsar el disparador hasta la mitad de su recorrido, el enfoque automático entra en acción hasta lograr enfocar la zona que determine es sistema de enfoque que tengamos activo en ese momento, normalmente suele ser la zona central de la escena, en ese momento podemos pulsar hasta el final para realizar la foto. Cada cámara tiene su sistema para avisarnos que el enfoque es correcto pero la mayoría hace sonar un pitido y un punto parpadeante del visor pasa a ser fijo, o cambia de rojo a verde.

En algunas marcas, cuando el automatismo detecta que se ha seleccionado una velocidad baja, aparece un símbolo (una cámara con unos paréntesis) para indicar que puede salir movida y que hay que sujetar bien la cámara.

En condiciones de poca luz, muchas cámaras, disponen de una luz de ayuda al enfoque que se activa de forma automática y que proyecta un pequeño rayo de luz sobre la escena.

Si hay poca luz, al pulsar el disparador hasta la mitad, también se abrirá el mecanismo del flash (en las cámaras con flash integrado) lo cual nos servirá para saber que se va a disparar el flash y, si no queremos que se dispare, desactivarlo.

En algunos modelos de cámaras, si la cámara no es capaz de enfocar correctamente puede inhabilitar el disparador y no podremos hacer la foto. Las cámaras compactas no suelen bloquear el disparador.

Aunque las cámaras de cierto nivel son capaces de enfocar correctamente en casi cualquier situación, aún nos podemos encontrar algunas cámaras y algunos casos concretos en los que la cámara no puede enfocar correctamente, son los siguientes:

1. El objeto está poco iluminado y la luz de ayuda no alcanza a iluminarlo. La luz de ayuda no suele pasar de 3-5 m.

2. La zona de enfoque contiene puntos a distintas distancias, por ejemplo si el sujeto está detrás de una verja.

3. La zona de enfoque tiene grandes diferencias de luminosidad, por ejemplo, una parte está al sol y la otra parte a la sombra.

4. La zona de enfoque es homogénea y la cámara no tiene forma de elegir qué puntos enfocar. Por ejemplo, una escena con muchas flores pequeñas del mismo brillo.

5. Alrededor del objeto central hay otros objetos más grandes. Por ejemplo, una persona con edificios de fondo.

6. No hay apenas diferencia entre el objeto y el fondo, porque son del mismo color y textura.

7. El objeto se mueve variando la distancia de enfoque.

8. Objetos detrás de cristales, superficies brillantes, objetos iluminados por detrás, etc.

Si se da alguna de estas situaciones y la cámara no logra enfocar puede que no podamos hacer la foto aunque pulsemos el disparador hasta el final. Incluso aún cuando la cámara logre enfocar, el proceso puede tardar un tiempo que haga que el momento justo de hacer la foto haya pasado.

Para solucionar estos problemas tenemos tres soluciones básicas:

  1. Bloqueo del enfoque.
  2. Esta técnica la veremos con detalle en la unidad 8 pero básicamente consiste en enfocar a otro elemento de la escena que se encuentre a la misma distancia de objeto que nos interesa, pulsar el disparador hasta la mitad para bloquear el enfoque, recomponer la escena y disparar.

    Esta técnica es la más rápida de las tres, siempre que podamos enfocar en otro punto que se encuentre a la misma distancia del punto que nos interesa. Por ejemplo, en el caso 3, podríamos enfocar a la zona de sol y luego mover un poco el encuadre para centrar el objeto.

    Pero qué ocurre si el objeto que nos interesa no está bien enfocado, bien porque no esté en el centro de la escena o por otro motivo ¿Cómo podemos enfocarlo? Tenemos dos opciones principales, la primera es el bloqueo del enfoque y la segunda elegir el área de enfoque adecuada.

    Lo primero que hay que decir es que el enfoque automático cada vez funciona mejor y en la mayoría de las escenas no hará falta hacer nada porque estarán bien enfocadas.

    Por ejemplo, en esta foto lo que más nos interesa es que la persona quede bien enfocada, antes que el paisaje de fondo. Para lograrlo tenemos el mecanismo de bloqueo del enfoque, que consiste en encuadrar el objeto que nos interesa en el centro de la escena, (en este caso, la persona) pulsar el disparador  hasta la mitad, y una vez enfocado nuestro objeto, mover el encuadre, sin soltar el disparador, hasta la posición deseada (en este caso, que la persona quede a la derecha).

    bloqueo enfoque

    En esta foto también ha quedado enfocado el paisaje de fondo porque la profundidad de campo era amplia porque se pudo cerrar mucho el diafragma ya que había mucha luz, pero aun así, si hubiéramos enfocado el centro de la escena de forma puntual la persona habría quedado peor enfocada.

    Con este sistema tan sencillo podemos controlar qué parte de la escena queremos que aparezca perfectamente enfocada. Algunas cámaras disponen de mecanismos más sofisticados para personalizar el bloqueo del enfoque, por ejemplo, pueden asignar un botón personalizado para realizar el bloqueo del enfoque y desactivarlo del botón disparador, separar el bloqueo del enfoque del bloque de la exposición, etc. En la unidad 8 veremos con más en detalle todo lo referido a cómo bloquear el enfoque.

     

    Hay que tener en cuenta que al bloquear el enfoque también se bloquea el diafragma y la velocidad (si estamos en algún modo automático)  por lo que si al volver a encuadrar cambian las condiciones de luz, la exposición puede que ya no sea correcta.

  3. Seleccionar el modo y zona de enfoque apropiado.
  4. Normalmente si la cámara no logra enfocar es porque no estamos utilizando el método adecuado. La mayoría de las cámaras disponen de varios modos de enfoque y de varias formas de zonas de enfoque que vamos a ver con detalle en los puntos siguientes. Por ejemplo, por defecto la zona de enfoque suele estar seleccionada a "ancha" para intentar que la mayor parte de la escena quede enfocada, pero si la zona que nos interesa es muy pequeña y no queda bien enfocada basta con cambiar a una zona de enfoque "puntual" y moverla a esa zona. Este tipo de solución implica ir al menú (o pulsar un botón) para cambiar la zona de enfoque. Además no es seguro que así pueda enfocar bien.

  5. utilizar el enfoque manual.
  6. Cuando fallan los dos métodos anteriores no queda otra opción que usar el enfoque manual. Con un poco de práctica enfocar en modo manual es bastante rápido.

Veamos un ejemplo de una una zona problemática con una rejilla delante del objeto que queremos fotografiar.

Como vemos en la primera imagen, la cámara enfoca a la rejilla en lugar de las ramas que hay detrás. Si primero enfocamos algo que esté a la misma distancia que las ramas y bloqueamos el enfoque, y luego encuadramos sobre la zona de la rejilla, quizás consigamos "engañar" al enfoque automático para que enfoque las ramas. Este método ha funcionado en nuestro caso y hemos logrado la segunda foto.

 

rejilla enfocada fondo enfocado

Como acabamos de ver, no siempre interesa tomar la misma zona para realizar el enfoque automático, aunque lo normal es utilizar la zona central de la escena, en ocasiones es más interesante utilizar un punto único.

Tampoco es lo mismo enfocar objetos fijos que en movimiento, por todo ello, muchas cámaras disponen de varias modalidades de enfoque.

El sistema de enfoque lo podemos configurar de distintas formas actuando sobre dos elementos: los modos de enfoque que tienen que ver con el movimiento de los objetos de la escena, y la zona o área de enfoque que se refiere a la zona o punto que se tiene en cuenta para enfocar.


Noviembre-2020 (V 2)
Pág. 6.2
Atrás Inicio Adelante






Página inicial  Cursos Informática Gratuitos

Síguenos en:   Facebook       Sobre aulaClic            Política de Cookies


© aulaClic S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.