Unidad 12. Impresión (V)



12.6. Gestión de color

Cuando creamos una ilustración, los colores que hemos utilizado pueden verse de manera distinta en función del dispositivo de salida en la que la ilustración se muestre. Esto se debe a que cada dispositivo maneja su propio espacio de color, es decir, el intervalo específico o gama de colores que es capaz de representar, ya sea una impresora casera o la pantalla de un dispositivo móvil.

Cuando creamos una ilustración, elegimos el modelo de color que deseamos utilizar, ya sea CMYK y RGB, el cual a su vez, puede tener variaciones en función del espacio de color del dispositivo también. Para evitar esas variaciones y conseguir que un color sea representado del modo más fiel en cada dispositivo de salida, sea pantalla o impresora, se utiliza un sistema de gestión de color (CMS, Color Management System) el realiza los ajustes entre el color utilizado y el espacio de color en el que se va a representar. Para que el sistema de gestión de color funcione, se utilizan perfiles de color, los cuales convierten la descripción matemática del espacio de color de un dispositivo a otro. Por ejemplo, el color que "ve" un scanner respecto al color que muestra un monitor.

Por tanto, a menos que utilicemos una gestión personalizada de color, es decir, especifiquemos a la imprenta los colores que han de utilizarse en la impresión de una ilustración, podemos aprovechar las capacidades de gestión de color Illustrator. Para ello, en la última categoría de la ventana de diálogo Imprimir, Gestión de color, tenemos las siguientes opciones:

Ahí podemos ver el modelo de color que hemos seleccionado, en este caso, CMYK, pero también las opciones para la Adminstración de color, que por defecto está en Dejar que Illustrator determine los colores, así como las opciones para asignar un perfil de impresora y los criterios de Interpretación. Sin embargo, para que estas opciones funcionen, debemos desactivar la gestión de color de la impresora en sí. Esto depende del cuadro de diálogo de configuración de la impresora en Windows, el cual a su vez depende de su marca y modelo. Por ejemplo, para una impresora Epson, entre sus ajustes encontraríamos la opción para desactivar el color.

Por tanto, si encontramos variaciones importantes entre los colores utilizados en una ilustración y los del resultado final, y éstos no son atribuibles a fallos en la impresora, una solución posible es asignar el sistema de gestión de color de Illustrator.

 

 

o Ejercicios de la Unidad 12 o Prueba evaluativa de la Unidad 12

Diciembre-2017
Pág. 12.5
Atrás Inicio Adelante






Página inicial  Cursos Informática Gratuitos

Síguenos en:   Facebook ,    G+            Sobre aulaClic            Política de Cookies


© aulaClic S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.