Unidad 9. Mapas de bits (I)



Hemos insistido en diversas ocasiones que Illustrator es un programa para generar imágenes de vectores. También hemos reiterado las diferencias entre imágenes de vectores y mapas de bits e incluso hemos mencionado las aplicaciones que están más orientadas a trabajar con un tipo de imagen que con el otro. Sin embargo, es obvio que ello no implica que en una ilustración no podamos añadir un mapa de bits o que no dispongamos de diversas herramientas para su uso. En esta unidad repasaremos las herramientas para colocar mapas de bits en la mesa de trabajo, así como las que nos permiten vectorizarlos, trabajar con ellos, etcétera, sin recurrir a programas externos. Veamos pues la relación de Illustrator con los mapas de bits.

9.1. Colocación de mapas de bits

Ver el videotutorial

Cuando abrimos un archivo de mapa de bits con un programa especializado para manejar este tipo de imágenes, desde el simple Paint, hasta programas complejos como Photoshop, lo que abrimos es la imagen en sí. Los cambios que hagamos con las herramientas de dicho programa modifican la imagen y se graban con éste. En cambio, si utilizamos Illustrator, podemos perfectamente utilizar el menú Archivo Abrir..., señalar el archivo de imagen, por ejemplo con formato .jpg, (o bmp, gif, etcétera) y tendremos la imagen sobre la mesa de trabajo activa. Sin embargo, no será el archivo de imagen en sí, sino una copia de la misma. Es decir, si salvamos nuestro archivo, éste podría grabarse en el formato típico de Illustrator .ai, sin sustituir el archivo .jpg original. Después podemos exportar la imagen en formato .jpg con el mismo u otro nombre.

Illustrator incluye más de una manera para añadir y trabajar con mapas de bits en una ilustración.. Para ello sirve el menú ArchivoColocar... en un archivo ya abierto , el cual nos sirve para colocar no sólo mapas de bits, sino archivos de diversos formatos, como los documentos PDF o las imágenes de vectores hechas con otros programas, como Autocad. La ventana que se abre es igual a la del menú Archivo → Abrir..., pero con las siguientes opciones adicionales:

Opciones al colocar

 

Estas opciones ya las vimos en la unidad 1, pero las reiteramos para efectos de lo que vamos a estudiar en esta unidad:

Enlazar
Cuando está marcada, el archivo no se copia al documento, si no que se vincula. Esto quiere decir que si editamos el archivo fuera de Illustrator, al abrir el documento, el gráfico colocado reflejará los cambios, lo que es muy importante cuando sea un archivo complejo, y que seguramente actualicemos. En cambio, al desmarcar la casilla, el archivo quedará embebido en el documento, incrustrado a él, sin ninguna relación con el archivo externo, independiente a él. Por tanto, es importante saber qué relación deseamos con el original al incluir una imagen a una ilustración, si enlazada o no.
Plantilla.
Carga el archivo como una plantilla, como una guía para ayudarnos a crear el documento, pero sin insertar realmente el objeto.
Reemplazar.
Esta opción aparecerá cuando hayamos pulsado en Colocar con un objeto seleccionado. Si la marcamos, al abrir colocar el archivo sustituirá al que estaba seleccionado en la mesa de trabajo.
Mostrar opciones de importación.
Cuando lo que coloquemos sea una imagen basada en un mapa de bits, no se mostrarán más opciones y la imagen aparecerá en el documento. Pero por ejemplo, si colocamos un PDF con varias páginas, y con esta opción marcada, podremos elegir qué página mostrar, o elegir opciones de formato si pretendemos embeber un documento con capas de Photoshop. Incluso, si colocamos un archivo de Illustrator dentro de otro, pero éste tiene muchas mesas de trabajo, podremos decidir cuál de ellas usar, etcétera.Enlaces

 

Para editar archivos enlazados, podemos abrirlos directamente desde Illustrator, a través de la ventana Enlaces. Si no se muestra, la podemos abrir desde el menú VentanasEnlaces. Aquí, para cada archivo enlazado encontramos varias opciones, como editar el original o actualizar el enlace.

Hay que destacar la integración de Illustrator con otros productos de Adobe. Por ejemplo, si embebemos un archivo de Photoshop, con capas, estas aparecerán también en Illustrator, pudiendo editarlas o eliminarlas.

Por otra parte, ya vimos que al crear un nuevo archivo, debemos seleccionar el modo de color del documento, el cual puede ser RGB (para pantallas) o CMYK (para impresión). Sin embargo, puede ocurrir que estemos usando un perfil de color RGB y coloquemos una imagen con un perfil CMKY. En esos casos, antes de importar la imagen a la mesa de trabajo, Illustrator nos presenta una ventana de advertencia de la diferente entre el perfil de la imagen y la del documento.

La opción predeterminada, Usar el perfil incrustrado (en lugar del espacio de trabajo), ajustará el manejo del color de la imagen a su perfil correspondiente. La opción Rechazar el perfil incrustrado, le dará al manejo de la imagen el del documento, aunque podremos encontrar diferencias si imprimimos la imagen desde Illustrator, por lo que en la mayoría de los casos seleccionaremos la primera opción.

Una vez que hemos visto cómo colocar una imagen en una ilustración, veamos algunas de las herramientas más comunes para trabajar con ellas. Por ejemplo, para convertir un mapa de bits en un dibujo de vectores.


Diciembre-2017
Pág. 9.1
Atrás Inicio Adelante






Página inicial  Cursos Informática Gratuitos

Síguenos en:   Facebook ,    G+            Sobre aulaClic            Política de Cookies


© aulaClic S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.