Unidad 14. Administración del Sistema (V)


14.3. Aplicaciones y características

Esta categoría es muy importante porque muestra la lista de aplicaciones instaladas en nuestro sistema y porque es aquí a donde debemos acudir para desinstalar las que ya no utilicemos.

Las aplicaciones pueden mostrarse por nombre, tamaño o fecha de instalación.

En cualquier caso, al hacer clic en una aplicación de la lista, obtendremos el botón que nos permitirá desinstalarla.

Lo cual nos lleva, sin embargo, al tema de la instalación de aplicaciones. En un tema anterior ya vimos que podemos adquirir aplicaciones en la Tienda de Windows. Ahí basta con pulsar un botón para que la aplicación (que puede ser de pago o gratuita) se descargue e instala automáticamente. Pero hay otros casos en los que podemos adquirir una aplicación en una tienda de informática especializada (la cual nos la entregarán en disco) o, bien podemos adquirirla de algún sitio de Internet y, por tanto, debemos descargar el archivo de instalación. En cualquier caso, las ventanas de configuración de Windows no tiene como tal una opción para instalar aplicaciones porque este proceso depende de las aplicaciones mismas y de las casas de software que las crea.

Básicamente, podemos instalar aplicaciones de tres formas:

En CD o DVD. Cuando adquirimos una aplicación en una tienda, normalmente viene en uno de estos dos formatos. Lo normal es que al introducir el CD o DVD, arranque un menú con la opción de instalar la aplicación. Si esto no sucede, puede que la opción de autoarranque esté desactivada. En tal caso, podemos ir a Este Equipo y hacer doble clic sobre la unidad en la que se encuentra el disco de instalación, para que aparezca el menú de instalación, después, por supuesto, debemos atender a las instrucciones en pantalla.

Icono instalador

Aplicaciones con Instalador. Cuando adquirimos aplicaciones a través de Internet, o descargamos programas gratuitos o versiones de prueba, descargamos un único archivo. Para iniciar la instalación, basta con hacer doble clic sobre este archivo.

Aplicaciones sin instalador. Algunos programas, normalmente aplicaciones más sencillas y gratuitas, ni siquiera requieren ser instalados. Lo único que tendremos que hacer será descomprimir los archivos en una carpeta. En la carpeta encontraremos un archivo ejecutable (.exe) que iniciará la aplicación. Para no tener que buscar el archivo cada vez que queramos utilizar la aplicación, podemos crear en el escritorio un acceso directo a este archivo. Estos programas sí que se eliminan de forma manual, borrando todos sus archivos, ya que sólo los programas que han pasado por un proceso de instalación requieren un proceso de desinstalación.

Si no sabes cómo se descomprimen los archivos visita este básico Descomprimir archivos .

En los dos primeros casos, se abrirá un asistente para la instalación. Dependiendo del programa, a través de una o más ventanas podremos, por ejemplo, elegir dónde instalarlo, qué componentes instalar, el idioma, etc.

Normalmente, el instalador sigue siempre los mismos pasos:

Las opciones de instalación variarán según el programa, y al finalizar, puede que algunos necesiten reiniciar el equipo. Los programas que no sean gratuitos, nos pedirán el número de serie o licencia durante la instalación. Este número, estará en la caja del programa, o en la documentación que nos envíen al adquirirlo por Internet.

Una vez finalizada la instalación, podremos disfrutar del programa.


Abril-2016
Pág. 14.5
Atrás Inicio Adelante






Página inicial  Cursos Informática Gratuitos

Síguenos en:   Facebook ,    G+            Sobre aulaClic            Política de Cookies


© aulaClic S.L. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción por cualquier medio.