Exposición en formato RAW (XV)

1.7. EL PROCESO

La forma más sencilla de conseguir un derecheo del histograma es la siguiente:

Elige el fotómetro puntual, que suele cubrir entre 1 y 3º.

Coloca algo de color blanco de forma que todo el visor quede cubierto por el sujeto.

Realiza un ajuste de blancos personalizado para la luz existente.

Coloca todos los ajustes de la cámara en modo neutral.

Haz una primera foto con la exposición recomendada por el exposímetro de la cámara.

Si todo está bien debería aparecer una línea en el centro del histograma. La cámara busca siempre un tono gris.

Incrementa la exposición en 2 puntos y sigue en fracciones de 1/3 hasta que el histograma salga quemado. Cada cámara tendrá su límite.

En este punto tenemos controlado ya el límite tonal del sensor y de nuestro fotómetro. Si hemos quemado al sujeto blanco con una sobreexposición de +2 y 2/3 ya sabemos que el límite está en +2 y 1/3. A partir de ahora sólo tenemos que buscar en la escena la parte más clara en que queremos preservar detalle, llevar el exposímetro, en medición puntual, a +2 y 1/3, bloquear la exposición si no trabajamos en manual, y realizar la toma. El histograma quedará a la derecha y las partes que no queremos que tengan detalle parpadearán si hemos habilitado esta opción (y la cámara dispone de ella, claro). El resultado de una exposición así casi siempre es muy poco atractiva, colores desvaídos y bajo contraste, pero es precisamente lo que buscamos, una gran riqueza tonal a la que llevaremos a donde queramos…

Pero no siempre nuestra cámara tiene fotómetro puntual ni siempre es fácil determinar cual es la zona más clara de la escena, luces complejas, sujetos muy oscuros o largas exposiciones pueden ser un buen problema para encontrarla. Supón una foto de un río con una larga exposición que volverá el agua blanca. Aunque midas en la parte más clara de la escena en la toma final será el agua lo más blanco. Y es fácil quemarla si derecheamos en una parte clara. En estos casos no queda más remedio que realizar la toma, verificar que zonas se queman y si son de interés reducir la exposición para preservar detalle. Ajustar la cámara y realizar una nueva toma, si es correcta hemos acabado y si no realizamos un nuevo ajuste hasta derechear el histograma al máximo sin quemar zonas importantes.

Si tenemos una cámara que ofrece el histograma en tiempo real, bien sea a través del visor, o del Live View la cosa parece que se simplifica, pero por desgracia sólo ofrecen el histograma de luminosidad, no de tonalidad y por tanto podríamos estar subexponiendo si hay una dominante de color o hemos configurado la cámara con valores altos de contraste, brillo, saturación… o un ajuste de blancos inadecuado.

    

 

Costa de Ortigueira

En esta playa se colocó un filtro degradado inverso de 2 puntos para igualar la luminosidad del cielo y del primer plano. A continuación medí en puntual en la zona más clara del cielo y llevé el exposímetro a +2 y 2/3, el límite de mi cámara. Como trabajo casi siempre en manual no fue necesario bloquear la exposición y realicé el disparo. Comprobé que el histograma estuviese bien y realicé una segunda toma en +2 y 1/3 ya que el margen en el cielo era escaso, al aparecer dos canales quemados.

Nikon D300; Nikkor 17-55 mm AF 1:2.8 D; vel. 20 s. a f/8.

Pág. 1.15

Atrás  Inicio  Adelante