Exposición en formato RAW (VI)

1.3. ARCHIVOS LINEALES

Nuestros sentidos son logarítmicos en su respuesta. Si al café le añadimos el doble de azúcar no notaremos que está el doble de dulce, si un sonido duplica su energía no lo oiremos el doble de alto. La respuesta de nuestros sentidos está en función logarítmica, lo que nos permite tener un margen operacional mucho más amplio.

La película también tenía una respuesta logarítmica. Incrementar la exposición al doble no modificaba en la misma proporción su densidad.

Pero el formato RAW no tiene una respuesta logarítmica, sino lineal. Esta es la gran diferencia con el JPEG y su máxima virtud.

Cuando a un sensor llega la máxima cantidad de luz que es capaz de cuantificar emite una determinada carga eléctrica. Como decimos que es la máxima si recibe todavía más fotones su respuesta será idéntica: blanco. Lo que corresponde a un valor 4.096.

Si en ese momento cerramos el diafragma un punto, ¿qué sucede? Pues que llegan la mitad de fotones al sensor y este emitirá una señal eléctrica que será la mitad de la máxima. Es decir que no dirá que la luz recibida tiene el brillo máximo (blanco puro) sino justo la mitad, lo que corresponde a un tono gris medio. Esta será la máxima señal que producirá el sensor si subexponemos la toma en un punto: gris medio, o un tono 2.048.

Si subexponemos otro más el fotocaptor emitirá una señal que corresponderá a un tono a medio camino entre el negro y el gris medio, es decir 1.024.

Subexponer un archivo RAW en un solo punto supone impedir que la mitad de los fotones impacten sobre el sensor y generen carga eléctrica que será traducida a unos y ceros por el conversor.

Si seguimos el razonamiento vemos que la distribución de los 4.096 tonos disponibles no es proporcional. No se distribuyen 2.048 tonos para las sombras hasta el gris medio y los otros 2.048 tonos entre el gris medio y las luces.

Realmente la distribución tonal en un archivo RAW, es la siguiente:

Luces muy altas: 2.048

Luces altas: 1.024

Tonos medios: 512

Sombras: 256

Sombras densas: 128

Esto si la exposición es correcta, es decir llevando el sensor a su máximo nivel de respuesta. Si subexponemos por ejemplo dos puntos, llegaría la cuarta parte de fotones, respecto a este máximo de saturación de los fotocaptores el número de tonos que tendríamos disponible sería:

Luces muy altas: 2.048/4 = 512

Luces altas: 1.024/4 = 256

Tonos medios: 512/4 = 128

Sombras: 256/4 = 64

Sombras densas: 128/4 = 32

La información en un archivo lineal se concentra en las luces, dejando mucho menos espacio para las sombras, que tienen menos tonos que las definan. En una toma bien expuesta tendríamos 128 valores de negros y tonos muy oscuros, pero si subexponemos el número de tonos disminuyen drásticamente y apenas tendremos información contenida en nuestro archivo en esa zona de la imagen.

Archivo lineal

En los archivos RAW no se distribuye de forma proporcional el rango tonal, en vez de ello se asigna la mitad de la información a las luces más altas, a medida que nos acercamos a las sombras la cantidad de bits que las definen disminuye.

Catedral de Oviedo

En las tomas en que abundan los tonos muy oscuros, como en esta estatua de La Regenta, es muy importante exponer con precisión para conseguir un resultado de calidad.

Nikon D300; Nikkor 35 mm AF 1:2.8 D; vel. 1/800 a f/4; flash.

Pág. 1.6

Atrás  Inicio  Adelante